Innovar

Cada año, diseñamos nuevas innovaciones, y después de cumplir todos los requisitos de nuestro protocolo –a través de pruebas para encontrar el proceso ideal de fabricación- el producto se pone a la venta. Realizamos más de 150 ensayos al año, algunas ideas se quedan en esta etapa, lo cual lamenta nuestra directora Pome, apodada “señora cien mil ideas”.
Una vez el proceso de fabricación sea satisfactorio, producimos pequeñas series del producto para estudiar su reproductibilidad. Esas series nos permiten, mientras estudiamos el material, modelarlo para definir su resistencia a los posibles usos que se harán de él. El siguiente paso del protocolo es la industrialización, etapa en la cual se mejora el proceso de fabricación para rendir el producto viable económicamente –se dejan de lado proyectos demasiado caros de producir -los cuales esperan la llegada de una mejor maquinaria para volver al círculo. Una vez todas las etapas aprobadas, un nuevo material sale a la venta en nuestra tienda virtual.
Nuestro polo innovador es guardián de incorporar materiales con poco impacto en el medioambiente y de reducir nuestros costes de producción.